jueves, 6 de noviembre de 2014

Cita de la semana

En la cita de la semana vuelvo a recordar a Búscame donde nacen los dragos y una reflexión que la protagonista hace al final de la obra (no supone ningún spoiler del argumento). Un pensamiento que me ha parecido muy acertado.


Sonreí y alcé mi vaso a la vez. Aquel sol brillante al que los nativos habían adorado ponía un rubor carmesí en mi copa. Y supe que aquel anciano decía la verdad.
Que lo que tiene que pasar, siempre pasa.
Que las palabras no siempre hablan de plazos a la medida de los seres humanos, imperfectos e impacientes.
Que somo nosotros quienes manejamos nuestro propio destino, aunque a veces no lo sepamos y demos tumbos en la dirección equivocada.
Que a veces, para ser quién eres realmente, es necesario dejar el sitio de donde procedes y sobreponerte al miedo de atravesar el agua grande.
Que escapar del pasado es, casi siempre, la manera más rápida de afrontar el futuro
.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada